Teléfono: (+34) 692 067 068 Email: info@psicologoenmadridcentro.es Skype: nataliavivasgarcia

El Blog de Natalia Vivas García

Blog / EL TEMOR AL ABANDONO

Natalia Vivas García

EL TEMOR AL ABANDONO

By ‚ÄĘ 2014-10-06 15:49:43

Amar implica el riesgo de perder al otro, pero hay personas que temen tanto al abandono que envenenan sus relaciones.

Algunas personas viven pose√≠das por la idea de que su pareja las va a abandonar, bien porque ya les ha pasado antes o porque les parece imposible tener suerte en el amor. Entonces comienzan a hacerse preguntas que auguran un futuro incierto para su relaci√≥n amorosa. Sus ideas giran obsesivamente en torno a ese pensamiento hasta que el miedo arruina su vida de pareja. La crisis suele comenzar cuando se acosa al otro con cuestiones del tipo "c√≥mo me quieres" o "cu√°nto me amas", acompa√Īadas, por lo general, de reproches como "ya no me deseas como antes", y de demandas semejantes a "demu√©strame que me quieres"

Estas personas ya no se centran en lo que desean, sino en lo que demandan. Piden pruebas de lo que se siente por ellas porque tienen la certeza de que no van a recibir del otro lo suficiente ya que no son merecedoras de amor. Tienen miedo a amar y a correr los riesgos que el amor trae consigo, lo que imposibilita una relaci√≥n gratificante que se alargue en el tiempo.

Para amar hay que soportar el riesgo de perder. Dejar atr√°s la omnipotencia de seguir creyendo que el otro estar√° ah√≠ siempre, de que tiene que cubrir todos nuestros deseos. Tambi√©n se puede tener miedo a no estar a la altura del otro y a que deje de querernos. Podemos, asimismo, idealizarlo y no soportar la dependencia excesiva que tenemos de √©l.

Es dif√≠cil que un amor dure mucho en condiciones saludables si no se tiene confianza en lo que el otro siente por nosotros, o si, de manera inconsciente, no nos sentimos con derecho a ser amados. 

¬ŅDe d√≥nde viene ese miedo al abandono? Algunas personas suponen que pueden dejar de ser queridas  porque se desvalorizan. Al considerarse inferiores, sienten que su pareja puede pensar lo mismo. Superar este miedo, que hace dif√≠cil establecer una relaci√≥n amorosa gratificante, es posible a trav√©s de la terapia psicol√≥gica. Somos responsables, que no culpables, de nuestras relaciones. El primer paso para superar ese miedo consiste en preguntarse sobre lo que nos ha llevado a una relaci√≥n que decepciona y que nos hace sufrir en el v√≠nculo amoroso. El miedo al abandono puede llegar a ser tan fuerte y generar tanta angustia que a veces se elige la soledad antes que volver a sentirlo.

Quienes se plantean tantas dudas y a quienes les cuesta tanto asumir su deseo, poseen una posici√≥n de repliegue sobre s√≠ mismos. Quieren pruebas para arriesgarse a amar. Tienen ideas demasiado r√≠gidas sobre s√≠ mismas, siempre est√°n al acecho de un amor idealizado. El amor implica cuestionar la imagen que tenemos de nosotros mismos, ya que el otro descubre algunas carencias que debemos asumir. Y tenemos que estar dispuestos a la sorpresa. La espera obsesiva de pruebas es una forma de controlar lo que el otro siente. La persona con miedo al abandono no se pregunta si su pareja es buena para ella, se pregunta si ser√° buena para su pareja. Adopta una posici√≥n pasiva.

¬ŅQU√Č NOS PASA?

¬∑         El miedo a que nos abandonen puede estar motivado por evitar la angustia de compartir una intimidad afectiva que se vive muy intensamente, con el sentimiento de perder los l√≠mites con el otro.

  • Tambi√©n puede obedecer a una desvalorizaci√≥n profunda donde se supone que la pareja, cuando conozca nuestras carencias, va a dejar de estimarnos.
  • Otro factor que influye es sufrir una intolerancia alta a la frustraci√≥n cuando el otro no responde siempre a todo lo que se le pide.

 ¬ŅQU√Č PODEMOS HACER? 

  • Salir de ese espacio de pasividad en el que se supone que es solo el otro el que toma la relaci√≥n o la deja. Una pregunta esencial que hay que hacerse es: ¬Ņquiero estar con esta pareja?
  • Renunciar al fantasma del amor idealizado, ese que lo colma todo y tiene que resolver nuestros conflictos. 
  • Reflexionar sobre algunos rasgos importantes que lleva impl√≠citos la relaci√≥n amorosa, por ejemplo: amar significa que hay que soportar el riesgo de perder al otro. Tenemos que conseguir reconciliarnos con esta verdad y renunciar al fantasma imposible del amor seguro, ese ideal de una relaci√≥n en la que el otro tiene que salvarnos.

 Fuente:  mujerhoy.com


Tags:

Leave a comment