Teléfono fijo: 91 016 75 58 - Teléfono Móvil: 692 067 068 Email: se.ortencdirdamneogolocisp@ofni Skype: nataliavivasgarcia

Áreas de intervención

Natalia Vivas García

Psicólogo Problemas en las relaciones sociales

Nuestro funcionamiento psicológico se ve afectado por las relaciones interpersonales, ya que somos seres sociales y vivimos relacionándonos con los demás en multitud de contextos. Si conseguimos relacionarnos con los demás de forma sana, las relaciones sociales constituirán una importante fuente de bienestar. En caso contrario, estas interacciones pueden suponer un malestar significativo, dando lugar a ciertas emociones negativas como la frustración o el enfado. También podemos sentirnos rechazados, infravalorados o desatendidos por los demás.

Si conseguimos relacionarnos con los demás de forma sana, las relaciones sociales constituirán una importante fuente de bienestar.

Los problemas en las relaciones interpersonales aparecen cuando carecemos de habilidades sociales, tenemos problemas de autocontrol (ira, agresividad) o nos sentimos inseguros y poco valorados. Adquirir unas habilidades de interacción adecuadas nos ayudará a tener una mejor calidad de vida y a sentirnos bien con nosotros mismos.

Ansiedad social.- Miedo irracional a ser evaluado negativamente en situaciones sociales y a ser rechazado por ello. La persona que padece ansiedad social puede ser por diferentes motivos: falta de habilidades sociales, ansiedad condicionada a contextos sociales (se ha experimentado negativamente una situación social o se ha convertido en traumática) o inseguridad por imagen negativa de sí mism@ a la hora de interactuar con los demás.

Falta de habilidades sociales.- Conjunto de conductas que nos permiten comunicarnos adecuadamente con los demás y tener relaciones satisfactorias, además de sentirnos bien con nosotros mismos y conseguir nuestros objetivos. Se trata de habilidades que pueden aprenderse e incluyen factores como la resolución de conflictos, la comunicación verbal y no verbal, la respuesta eficaz a las críticas o hacer o rechazar peticiones, entre otras. En el estudio de las habilidades sociales se atiende a tres variables: el comportamiento, la respuesta fisiológico-emocional y los pensamientos o interpretaciones de nuestra realidad.

Problemas de control de la Ira.- La ira es una reacción desadaptativa que se dispara de forma automática ante una situación que nos resulta frustrante (no conseguimos lo que deseamos). En esta reacción están presentes sentimientos como el enfado, la irritación o la rabia, y puede aparecer por varios motivos: es un recurso que hemos utilizado para conseguir nuestros propósitos, hemos aguantado demasiado situaciones frustrantes y se produce una “explosión”, o porque interpretamos “intención de ataque” en los demás y respondemos del mismo modo de forma defensiva. Los componentes de la ira son la hostilidad (creencias, expectativas y actitudes negativas ante los demás), la irritación o enfado (acompañado de su respuesta fisiológica correspondiente: tensión muscular, taquicardia …) y la conducta agresiva (explícita o implícita) hacia el exterior o el interior (agresión a los demás o mí mism@).

Problemas en las relaciones sociales

Falta de asertividad.- La asertividad es una habilidad social que nos permite expresar lo que sentimos, pensamos o necesitamos, respetando nuestros derechos personales y los de los demás. Pretende ayudarnos a desarrollar nuestra autoestima y a mejorar nuestras relaciones interpersonales. Así pues, la falta de asertividad dificulta la comunicación con los otros, disminuye la posibilidad de conseguir nuestros objetivos, afectando negativamente a nuestras interacciones sociales y a nuestra autoestima.

Problemas de autoestima.- La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mism@s en base al significado que damos a las experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de nuestra vida. Está directamente relacionada con nuestra autoimagen que queda conformada por las creencias, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos. Las personas con problemas de autoestima tienen una percepción distorsionada de sí mismas, y, al mismo tiempo mantienen unas exigencias perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr. Estos problemas afectan a las relaciones que mantienen con los demás y están asociados a trastornos depresivos, de ansiedad o de interacción social, entre otros.